Hacer asado a las brasas

Cómo hacer asado a las brasas

3 marzo 2013

Cómo hacer asado a las brasas

Para preparar un buen asado a las brasas se necesita paciencia, si deseas una carne rápida, mejor elige otro plato. Además debes disponer de una barbacoa o espacio abierto para instalar la parrilla y buena leña.

El tipo de carne puede ser casi cualquiera, pero en este caso vamos a preparar un “asado” propiamente dicho, o sea, debes buscar una buena tira de asado, con bastante carne y grasa. A pesar de que las grasas animales han sido estigmatizadas, para que tu asado resulte sabroso y tierno, debe conservar su grasa durante la cocción, de lo contrario la carne quedará seca, dura y con poco sabor.

Ingredientes para el asado a la parrilla

  • 1kg de asado de tira
  • sal

Salmuera:

  • 1 taza de agua hirviendo
  • 2 cucharadas de sal gruesa

Lo primero que debes hacer antes de comenzar a preparar tu asado es acondicionar la parrilla y la leña para la cocción. La parrilla debe estar limpia y seca. Colócala sobre el piso del parrillero si tiene patas, si no las tiene, puedes colocar ladrillos como soportes en las esquinas.

Debes usar leña seca (preferentemente pino o eucalipto) cortada en trozos no muy grandes que te permitan formar una pequeña pira para retirar el carbón a medida que se queme la leña. Acomódala junto a la parrilla y enciende el fuego. Puedes utilizar papel para ayudarte en la tarea y ramitas. Deja que la leña se queme hasta producir carbones y ve acomodándola para que el fuego no se extinga.

A medida que los carbones estén ardiendo, colócalos debajo de la parrilla. Es tiempo de colocar la carne, levemente salada, esto evitará que se deshidrate muy pronto. No te preocupes, al final volverás a salarla.

Mientras tanto, prepara la salmuera con una taza de agua hirviendo y dos cucharadas soperas de sal gruesa, para bañar la carne cuando casi esté pronta.

Continúa acercando las brasas a la parrilla, para mantener el calor bajo la carne y no la muevas hasta que la cocción esté avanzando. Entonces será tiempo de voltear la carne para que se cocine del otro lado.

Siempre debes mantener las brasas bien distribuidas bajo la carne, evitando el exceso de brasas o que tome fuego. Cuando la carne comience a dorarse del otro lado, puedes comenzar a bañarla con la salmuera. No repitas la operación más de tres veces. Esto mantendrá la carne hidratada y le proporcionará la sal necesaria. Cuando la carne haya formado una corteza pareja, estará lista.

Si tienes dudas, puedes cortar un tramo en el centro para ver si está cocida por dentro. Está lista para servir.

Puedes añadir otras carnes al asado si lo deseas, como pollo, chorizos, mollejas, chinchulines u otras achuras de tu gusto.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.